¿Te gustaría ser parte de un cambio social en Zambia?

Considero que mis hijos han sido muy afortunados por haber estudiado en España, Reino Unido y los EEUU. No solo han recibido una buena educación, sino que han podido seguir su propio camino sin barreras, dándoles un sinfín de oportunidades en la vida. Y reconozco que no es así para todos.

Por este motivo, estoy comprometida a participar en el desarrollo de un proyecto importante para educar a niños vulnerables en una zona rural de Zambia. He tenido la gran suerte de conocer a Kelvin, el líder de la comunidad, y su pasión para ayudar a los demás me ha motivado a hacer lo que pueda desde España.

¿Me ayudas?

Tusekwile Imiti Ikula Foundation (TIIF)

La TIIF es una organización apolítica, sin ánimo de lucro y no religiosa, que trabaja para el desarrollo de las personas vulnerables y menos privilegiadas. Es una ONG centrada en el ser humano, cuyo nombre significa “Cultivando el potencial de los niños” y su lema es “ningún niño debe ser dejado atrás”.

Kelvin

La fundación fue establecida por un joven zambiano, apasionado y enérgico, Kelvin, que está motivado y comprometido para contribuir con su tiempo, habilidades y energías para el desarrollo de las comunidades socialmente desfavorecidas y vulnerables en Zambia.  A través del poder de la educación, quiere afrontar los problemas de analfabetismo, pobreza y las discriminaciones basadas en el género.
Conocí a Kelvin por casualidad.  Es inteligente, humilde y apasionado por su comunidad, y la relación ha aportado mucho a mi vida. 

Objetivo

Los niños de su comunidad de Sansamwenje no tienen acceso a educación infantil y primaria ya que la comunidad sólo tiene una escuela pública, que es inviable para los 4.000 niños de la provincia. La mayoría de los padres son pequeños agricultores cuyos ingresos no pueden sostener los costes básicos de la educación de sus hijos.

Menos del 3% de los niños de la comunidad han obtenido educación primaria, lo que sitúa claramente a su comunidad en una posición de retraso en cuanto a la disponibilidad de mano de obra capaz y educada.

El objetivo de Kelvin es construir un colegio en una zona rural para poder formar a más niños.   Ya ha hecho bastante por su cuenta, contactando con ONGs y otras entidades para pedir formación, recursos y materiales. Y la comunidad también está ayudando, hasta ahora han moldeado 15.000 ladrillos a mano y trabajan de obreros para construir el edificio.

Corto y largo plazo

Entre Kelvin y Kathryn, estamos desarrollando un plan a largo plazo para involucrar a más ONGs y redactar solicitudes para becas y ayudas. Pero entre COVID y la burocracia, sabemos que eso va a tardar.

A corto plazo, ya hemos creado una página web y una página de crowdfunding.  Lo que realmente necesitan ahora es acabar su edificio para poder alojar a más niños en clase.  Y ahí es donde podríamos ayudar nosotros, como familias afortunadas.

Estamos pidiendo humildemente que, si puedes ayudar con una donación para los materiales de construcción, tienes la palabra de Kathryn que cada euro irá directamente a ayudar a la fundación, para que el proyecto pueda avanzar.

Un ejemplo sencillo.  Mi marido y yo pagamos esta carretilla (el modelo tan guapo es el hijo de Kelvin) y después de mandarme la foto, Kelvin me contó que los trabajadores de la comunidad ya estaban trabajando mucho más rápidos y cómodos.

Necesidades a corto plazo: para acabar el edificio que está en marcha

    • 150 saco de cemento: 8€  cada unidad (c.u.)
    • 30 barras Y :   12€ c.u.
    • 100 tablones:  5€ c.u
    • 100 chapas de techo: 12€ c.u.
    • 9 ventanas:  15€  c.u.
    •  5 puertas:    20€ c.u.
    • 60 escritorios: 25€ c.u.
    • 60 sillas:       10€ c.u.

Quiero darte las gracias por haber leído la historia. Si quieres saber más sobre la historia de Kelvin y su comunidad, no dudes en avisarme.